APERTURA “PARCIAL” DEL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN EN EL MARCO DEL COVID -19.

20. 04. 29

En días pasados, el Gobierno Nacional informó a la opinión pública acerca del retorno a las actividades del sector de la construcción, en el marco de la Emergencia Social, Económica y Sanitaria decretada con ocasión del Covid – 19. En ese orden de ideas, queremos presentar de manera general, el marco normativo que deben considerar las empresas de construcción para el retorno de sus actividades.  

1.         Circular Conjunta 001 del 11 de abril de 2020:  Orientaciones sobre medidas preventivas y de mitigación para reducir el COVID- 19 en actividades de construcción. 

El Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, Ministerio de Salud y Protección Social y el Ministerio del Trabajo, emitieron la Circular Conjunta 001 mediante la cual establecieron “orientaciones sobre medidas preventivas y de mitigación para reducir la exposición y contagio por infección respiratoria aguda causada por el SARS – CoV 2 (covid – 19)”.  

 

Dentro de las orientaciones dirigidas a la construcción de edificaciones residenciales y no residenciales que se encuentren en estado de ejecución durante la emergencia sanitaria, se dispone la obligación a cargo de cada proyecto de:

 

(I)                          Adoptar su protocolo de bioseguridad y comunicarlo al Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio antes del 30 de abril de 2020.

 

(II)                         Adoptar las medidas de prevención recomendadas que deberán ser adoptados por: representantes legales, personal administrativo, operativo, contratista, proveedores de bienes y servicios, personal de seguridad y salud en el trabajo y en general, y todos aquellos encargados de los proyectos de construcción.   

 

Adicional a las instrucciones de prevención se encuentran, entre otras, las medidas que deberán implementar los trabajadores fuera de la obra, junto con las medidas de limpieza y desinfección, de higiene en dotación, de manipulación de equipos y herramientas, de contención y mitigación en obras, y otras que se deben garantizar en obras y otros espacios.

 

2.    Decreto 539 del 13 de abril de 2020: 

El Ministerio de Salud y Protección Social, expidió el Decreto 539 del 13 de abril de 2020, mediante el cual decretó en su artículo primero lo siguiente: 

“Artículo 1: Protocolos de bioseguridad. Durante el término de la emergencia sanitaria declarada por el Ministerio de Salud y Protección Social, con ocasión de la pandemia derivada del Coronavirus COVID-19, el Ministerio de Salud y Protección Social será la entidad encargada de determinar y expedir los protocolos que sobre bioseguridad se requieren para todas las actividades económicas, sociales y sectores de la administración pública para mitigar, controlar, evitar la propagación y realizar el adecuado manejo de la pandemia del Coronavirus COVID-19”.

 

Posteriormente, una vez informada a la opinión pública el retorno a las actividades de tres sectores económicos: sector obrero, sector de manufactura y sector agrícola, el Gobierno Nacional expidió el día 24 de abril de 2020 el Decreto 593, mediante el cual se impartieron instrucciones y excepciones al retorno de actividades al sector de la construcción.

 

3. Decreto 593 del 24 de abril de 2020: 

El Decreto 593 expedido el 24 de abril de 2020, regirá a partir del día 27 de abril a las cero horas (00:00 a.m) y establece las siguientes excepciones de funcionamiento para las actividades del sector de la construcción. 

“Artículo 3. Garantías para la medida de aislamiento. Para que el aislamiento preventivo obligatorio garantice el derecho a la vida, a la salud en conexidad con la vida y la supervivencia, los gobernadores y alcaldes, en el marco de la emergencia sanitaria por causa del Coronavirus COVID-19, permitirán el derecho de circulación de las personas en los siguientes casos o actividades: 

18. La ejecución de obras de infraestructura de transporte y obra pública, así como la cadena de suministros de materiales e insumos relacionados con la ejecución de las mismas. 

19. La ejecución de obras de construcción de edificaciones y actividades de garantía legal sobre la misma construcción, así como el suministro de materiales e insumos exclusivamente destinados a la ejecución de las mismas. 

20. La intervención de obras civiles y de construcción, las cuales, por su estado de avance de obra o sus características, presenten riesgos de estabilidad técnica, amenaza de colapso o requieran acciones de reforzamiento estructural. 

21. La construcción de infraestructura de salud estrictamente necesaria para prevenir, mitigar y atender la emergencia sanitaria por causa del Coronavirus COVID-19”. 

Adicionalmente, se deben considerar las disposiciones consagradas en los parágrafos 1 y 5 de dicho decreto y las consecuencias a la inobserbancia de las medidas que señala el artículo 9. 

“Parágrafo 1. Las personas que desarrollen las actividades antes mencionadas deberán estar acreditadas o identificadas en el ejercicio de sus funciones o actividades. 

Parágrafo 5. Las personas que desarrollen las actividades mencionadas en el presente artículo, para iniciar las respectivas actividades, deberán cumplir con los protocolos de bioseguridad que establezca el Ministerio de Salud y Protección Social para el control de la pandemia del Coronavirus COVID-19. Asi mismo, deberán atender las instrucciones que para evitar la propagación del Coronavirus COVID-19 adopten o expidan los diferentes ministerios y entidades del orden nacional y territorial. 

Artículo 9. Inobservancia de las medidas. La violación e inobservancia de las medidas aoptadas e instrucciones dadas mediante el presente Decreto, darán lugar a la sanción penal prevista en el artículo 368 del Código Penal y a las multas previstas en el artículo 2.8.8.1.4.21 del Decreto 780 de 2016, o la norma que sustituya, modifique o derogue”.

 

4.         Plan de Aplicación del Protocolo Sanitario para la Obra (PAPSO). 

La Circular Conjunta 001 estableció la creación del Plan de Aplicación del Protocolo de Seguridad/ Sanitario para la Obra (PAPSO), cuyo alcance resulta aplicable al proyecto “nombre de proyecto constructivo”, a los trabajadores directos, contratistas, proveedores y visitantes en el cumplimiento de las fases en que se encuentra el proyecto y hasta la entrega del mismo. 

A su vez, el protocolo establece la necesidad de señalar la etapa de la obra (ej: excavación, cimentación, estructura, mampostería, acabados), junto con las actividades y estrategias asociadas a los riesgos que implica cada etapa. Adicionalmente, resulta relevante considerar las responsabilidades y funciones asignadas a cada uno de los cargos, los planes de capacitación que implican su ejecución y las zonas del cuidado de la salud del personal del proyecto.  

A partir del 27 de abril las autoridades tienen previsto una primera etapa de registro de los protocolos y de los proyectos de construcción que se adelanten en el marco de la actual emergencia sanitaria, siguiendo lo estipulado por la Circular Conjunta 001, la cual será de estricto cumplimiento para el sector de la construcción, de tal suerte que para la efectiva reanudación de actividades se deberá contar con el aval previo de las autoridades municipales con lo cual se condicionará la entrada en vigencia de las determinaciones anunciadas en este escrito. 

Daniel Rueda Gómez