EL NUEVO DECRETO 555 PERMITE LA ADQUISICIÓN POR MEDIO DEL COMERCIO ELECTRÓNICO Y SU DESPACHO DE PRODUCTOS DIFERENTES A LOS DE PRIMERA NECESIDAD

20. 04. 20

En un artículo anterior , publicado por el 15 de abril de 2020 hablamos sobre el comercio electrónico a la luz de la declaratoria de estado de emergencia económica, social y ecológica. En dicho momento, concluimos que, en relación a la entrega material de bienes adquiridos por medio de comercio electrónico, solo se podrían enviar a domicilio con proveedores logísticos los productos de primera necesidad o mercancías de ordinario consumo, y se planteaba la interrogante sobre qué pasaba entonces con productos como los computadores, tabletas, teléfonos, etc.

La noche del 15 de abril de 2020, el Gobierno Nacional dio a conocer el Decreto 555, por medio del cual se adoptan ciertas medidas con el fin de atender la emergencia económica, social y ecológica en materia de servicios de telecomunicaciones y comercio electrónico.

En el mismo sentido, el artículo 3, se dispuso:

“Artículo 3. Comercio Electrónico. Durante la vigencia de la Emergencia Sanitaria declarada por el Ministerio de Salud y Protección Social, con ocasión de la pandemia derivada del Coronavirus COVID-19, las empresas que prestan servicios de comercio electrónico, envíos y los operadores logísticos deberán dar prioridad al envío de productos y servicios solicitados en línea que sean de alimentación, de bebidas, de productos y de bienes de primera necesidad, de productos farmacéuticos, de productos médicos, ópticas, de productos ortopédicos, de productos de aseo e higiene, de alimentos y medicinas para mascotas, y de terminales que permitan el acceso a las telecomunicaciones (teléfonos, computadores, tabletas, televisores).”

Como se podrá observar, en la disposición citada se le ordena a las empresas que prestan servicios de comercio electrónico, y a los operadores logísticos a darle prioridad al envío de productos que sean de primera necesidad, a ciertos productos médicos, y los que permitan el acceso a las telecomunicaciones, entre otros.

Lo importante que trae el Decreto 555 del 15 de abril de 2020 en este sentido, es que permite expresamente el envío (y además con prioridad) de productos terminales que permitan el acceso a las telecomunicaciones, como lo son, teléfonos, computadores, tabletas, televisores, etc. Los cuales, según la definición “productos de primera necesidad o mercancías de ordinario consumo” que traía los decretos 457 y 531, se entendían excluidos.

Resulta importante además esta decisión de permitir el envío a domicilio de este tipo de productos, dada la declaratoria de los servicios de telecomunicaciones como servicios públicos esenciales  que se establece en el Decreto 464 de 2020 y que se reitera en el Decreto 555 objeto de análisis.

De este modo, para nosotros el Gobierno Nacional ha resuelto de manera acertada la problemática que habíamos planteado en nuestro anterior artículo  y que merecía consideración.

Por otro lado, advertimos el vacío que observamos en el decreto objeto de análisis. En primer lugar, la parte considerativa del Decreto 555 indica lo siguiente:

“Que en el mismo sentido, es necesario garantizar que la provisión de bienes y servicios adquiridos mediante empresas que ejercen actividades de comercio electrónico será priorizada en aquellos bienes y servicios de primera necesidad que permitan el abastecimiento de la población, con prelación a los bienes y servicios adquiridos de manera previa a la emergencia o que no son de primera necesidad, a efectos de garantizar que la población mantenga las medidas de distanciamiento social y aislamiento, mediante el uso del comercio electrónico y, al mismo tiempo, preservar los derechos de los consumidores por medios no presenciales, siendo necesario crear una norma.”

Como se puede observar, el Decreto 555 afirma que resultaba necesario crear una norma que garantizara la provisión de bienes y servicios adquiridos por medio de comercio electrónico de manera previa a la emergencia o que no son de primera necesidad, siempre con la prelación de los de primera necesidad sobre estos. Todo ello, a efectos de garantizar que las medidas de distanciamiento social sean cumplidas y para preservar los derechos de los consumidores.

En ese sentido, de la interpretación de lo anterior y con la expresión “dar prioridad” del artículo 3, pareciera que el Decreto 555 permitiera el envío durante el aislamiento preventivo obligatorio de otros productos diferentes a los establecidos en el referido artículo, para los cuales, las empresas de servicios de comercio electrónico y los proveedores logísticos despacharían de manera residual dando siempre la prioridad al envío de los de primera necesidad y los demás productos a que hace mención del artículo 3.

De esta manera se plantea una interrogante, sobre si será que durante el aislamiento preventivo obligatorio decretado, las empresas de comercio electrónico y los operadores logísticos podrán despachar cualquier tipo de productos o únicamente los indicados en el artículo 3.

Esperamos que el Gobierno Nacional pueda aclarar este punto, ya que esto afecta directamente al comercio electrónico y genera inseguridad jurídica, en el sentido que, los consumidores no sabrían si pueden o no exigir la entrega efectiva de los bienes presuntamente excluidos y los comerciantes por otra parte, no sabrían si deben garantizar o no la entrega efectiva mientras dure el aislamiento preventivo obligatorio.


 

 

Ricardo Chacón Hernández.