COMERCIO ELECTRÓNICO Y LOS DERECHOS DEL CONSUMIDOR EN EL ESCENARIO ACTUAL

20. 06. 17

 

La pandemia del COVID-19 generó la modificación en los hábitos de consumo por parte de las personas que debían cumplir con el aislamiento obligatorio decretado por los gobiernos nacionales, a fin de frenar la propagación del virus. Este fenómeno reflejó uno de los efectos más visibles en la economía mundial: el auge del comercio electrónico.

Por causa de esta situación, las plataformas y canales de comercio electrónico permitieron mantener e incluso, incrementar, la oferta de diversos productos de abastacimiento de manera que facilitaban el cumplimiento del distanciamiento social.

Según cifras divulgadas por la empresa Mercado Libre, entre los meses de marzo a abril del presente año, se registró un crecimiento del 387 por ciento de las compras en línea en toda la región de América Latina por causa de los cambios en los hábitos de compra de los consumidores en tiempos de coronavirus.
Dicho crecimiento del comercio electrónico se encuentra liderado por Colombia en donde se ha registrado un crecimiento del 9,9 por ciento, seguido por Argentina, Brasil, Chile y México.  

 

En ese orden de ideas, el auge del comercio electrónico deberá velar por la protección de los derechos del consumidor estipulados en la normativa colombiana. Actualmente, el marco legal del comercio electrónico se encuentra regulado por lo dispuesto en la Ley 527 de 1990, denominada ley de comercio electrónico en Colombia, la Ley 1480 de 2011, titulo VI, dedicado a la regulación del comercio electrónico en el Estatuto del Consumidor y el Decreto 587 de 2016 relativo a la reversión del pago.

Bajo los elementos que señala la normativa vigente, se podría definir al comercio electrónico como toda realización de actos, negocios u operaciones mercantiles concertadas a través del intercambio de mensajes de datos telemáticamente cursados entre proveedores y consumidores.

 

Bajo esta concepción, los canales digitales, plataformas o cualquier herramienta mediante la cual se presente un acto de comercio electrónico deberán velar por el respeto de los derechos del consumidor, asegurando: I) el derecho a recibir productos que cumplan con las características de calidad, idoneidad y seguridad; II) recibir información veraz, suficiente, comprobable y real; III) el derecho a efectuar reclamación; IV) el derecho a la protección contractual; V) el derecho de retracto; VI) el derecho a recibir el producto a más tardar dentro de los 30 días  siguientes a la comunicación del pedido; VII) el derecho a cancelar la transacción antes de concluirla.

Finalmente, resulta relevante para la parte oferente del comercio electrónico, asegurar el cumplimiento de las condiciones ofrecidas en los términos y condiciones del producto o del servicio, lo cual deberá respetar los derechos anteriormente señalados y cumplir con el derecho que le asiste al consumidor a obtener información veraz, suficiente, precisa, oportuna e idónea.

 

Daniel Rueda Gómez.

 

Fuentes:

-       Informe El comportamiento del consumidor en tiempos de crisis: Reporte basado en el comportamiento del consumidor de Mercado Libre. 

-       Ley 527 de 1999.

-       Ley 1480 de 2011, Titulo VI.

-       Decreto 587 de 2016.